Tiger Woods está de regreso y el golf vuelve a sonreír

tiger wonds marSu gran actuación en el torneo Palm Harbor le permitieron escalar 239 puestos en el ranking mundial. Uno de los mejores de la historia está de vuelta.

Tiger Woods está de vuelta. En su quinto torneo desde su regreso tras la cuarta operación en su espalda, el ex número uno tuvo una chance concreta de sumar otro título en el PGA Tour por primera vez desde 2013. Y aunque se quedó a un golpe del desempate por el primer lugar, dejó bien en claro que, a sus 42 años, aún no está dispuesto a escribir la última página de su exitosa carrera.

"Sigo mejorando cada vez un poco más y siento que estoy un poco más afilado. En la última ronda no fui tan preciso como me hubiera gustado, pero me sentí muy cómodo y tuve una buena oportunidad de ganar el torneo. Un par de putts aquí y allá y la historia podría haber sido diferente", analizó Woods, quien escaló 239 puestos en la clasificación mundial para ubicarse 149°.

La frustración en su rostro cuando falló un largo putt para birdie en el hoyo final, que hubiera llevado su tarjeta a diez golpes bajo el par y hubiera forzado el desempate con Casey, no dejó dudas de que su hambre de gloria sigue siendo el mismo de siempre.

También su juego está intacto. Por eso lideró la clasificación del torneo durante varios pasajes del fin de semana y fue el único jugador que logró bajar el par de la cancha (71 golpes) en las cuatro vueltas.

Les regaló a sus fanáticos algunos momentos que hicieron recordar al Tiger de sus mejores años. Como en el 14° hoyo de la tercera vuelta, cuando realizó un swing de salida de 207 kilómetros por hora, el de mayor velocidad del año en el circuito estadounidense. Y en el 17° de la jornada final, en el que consiguió un asombroso birdie desde 15 metros, que le puso una sonrisa en el rostro y le hizo ganar una ovación de la multitud que lo acompañó durante el recorrido.

"Antes de comenzar la ronda final, pensé que él iba a ganar. Es más, me dije un par de veces que si no ganaba yo, me encantaría de verdad que Tiger ganara", comentó Casey, el campeón del torneo.

Otro reconocimiento enorme llegó de la mano de Jack Nicklaus, quien conquistó 18 Majors en su carrera. "Bien hecho, bien jugado, Tiger Woods. Tu primer top 5 desde 2013. Estás llegando, amigo mío. Estoy seguro de que no tardarás", expresó.

Si alguien duda del poder de convocatoria que todavía tiene el ganador de 14 Majors, basta repasar un dato. La edición 2018 del Campeonato Valspar marcó un récord de asistencia de público en la historia del torneo, que comenzó a jugarse en 2000.

Entre 1994 y 2008, el estadounidense sufrió cuatro operaciones en la rodilla izquierda: desde una para extirpar un tumor benigno hasta una artroscopía y una intervención por el ligamento cruzado anterior.

Y entre 2014 y 2017 fue la espalda la que tuvo a maltraer, primero con pinzamientos nerviosos y en abril de 2017 con una operación para retirarle un disco que le causaba intensos dolores. Vivió una gran pesadilla en los últimos años. En 2016 jugó apenas un torneo y tres el año pasado. Muchos se animaron a arriesgar que terminarían marcando el final de su carrera.

Conoció la gloria con una carrera que construyó en base a entrenamiento, trabajo y títulos: son 79 sus victorias en el circuito estadounidense. Pero también conoció el caos cuando en 2009 chocó su auto en Florida y así se destapó un escándalo que terminó con Woods reconociendo su adicción al sexo, que derivó en el divorcio multimillonario con Elin Nordegren y en la pérdida de contratos publicitarios con empresas que entendieron que tenían más que perder a su lado.

Aunque ya tenía ganado un lugar en la historia grande del golf, no iba a dejar que las lesiones y la debacle tuvieran la última palabra. Trabajó y luchó para volver. Y para volver de la mejor manera.