El SOMU pide que fiscalicen las horas de descanso a bordo de pesqueros

marinero marEl Secretario General del gremio solicitó al Ministerio de Trabajo de la Nación que se controle el cumplimiento del Convenio 188 de la OIT en lo referente a las horas de descanso en los barcos de pesca, especialmente en los poteros.

En noviembre de 2017 entró en vigencia el Convenio sobre el Trabajo Marítimo 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al que habían suscripto dos años antes el Ministerio de Trabajo de la Nación, el Ministerio de Seguridad y la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, que se comprometieron oportunamente a cooperar en la fiscalización de su cumplimiento. Mediante este acuerdo se busca garantizar a bordo de los buques pesqueros condiciones de trabajo decentes, mejorar la salubridad y seguridad, garantizar la atención médica y que las tripulaciones dispongan del tiempo de descanso necesario, lo que debe estar estipulado en el contrato de trabajo.

Si bien ya transcurrieron más de cuatro meses desde su puesta en vigencia, todavía el Ministerio de Trabajo no ha comenzado con las inspecciones a bordo que exige por parte de la entidad la subscripción del convenio. Tampoco se han fiscalizado los contratos laborales que deben estipular el tiempo de descanso considerado apropiado para los tripulantes de barcos pesqueros.

La nueva conducción del SOMU, representada por el secretario General, Raúl Durdos, ha solicitado recientemente al ministro de Trabajo Jorge Triaca que se ponga especial énfasis en la fiscalización “del cumplimiento de los artículos 13 y 14 del Convenio 188 OIT, referidos a las horas de descanso mínimas que deberán gozar las tripulaciones que presten tareas a bordo de todos los buques pesqueros y especialmente en los buques que realicen tareas en la modalidad de pesqueros poteros”.

Los artículos mencionados por el dirigente indican que todos los países que suscriban el Convenio deberán adoptar una legislación u otras medidas con el fin de que los propietarios de buques pesqueros cuenten con una dotación suficiente, segura y eficiente para garantizar la navegación.

Además, se establece en el artículo 14 del Convenio que la autoridad competente deberá, en el caso de los buques de eslora igual o superior a 24 metros o que permanezcan más de tres días en el mar, establecer el nivel mínimo de dotación y con el objeto de reducir la fatiga, el número mínimo de horas de descanso de que dispondrán los pescadores. La duración de dicho descanso no deberá ser inferior a diez horas por cada período de 24 horas y 77 horas por cada período de siete días.

También se resolvió que la autoridad competente, en este caso el Ministerio de Trabajo que puede actuar en colaboración con la Prefectura Naval Argentina, podrá permitir excepciones temporales pero en tal caso deberá otorgar a los pescadores períodos de descanso compensatorios tan pronto como sea factible. Por otra parte pueden las autoridades, previa consulta, establecer otros requisitos alternativos, siempre y cuando fueran equivalentes con los planteados en este Convenio.

Finalmente se aclara que ninguna de las disposiciones que surgen del artículo 14 “podrá interpretarse de forma que coarte el derecho del capitán o patrón de un buque a exigir a un pescador que realice las horas de trabajo necesarias para la seguridad inmediata del buque, de las personas a bordo o de las capturas, así como para la prestación de socorro a otras embarcaciones o personas en peligro en el mar”. Pero inmediatamente superada la situación el Capitán debe garantizar las horas de descanso que le corresponde a la tripulación.

Si aún el Ministerio no ha podido implementar las inspecciones a bordo de los buques que garanticen la seguridad e higiene de los tripulantes, cuesta creer que tendrá la capacidad de fiscalizar lo que suceda en alta mar.

Fuente: Revista Puerto