Cuba celebra comicios para lanzar transición continuista

cuba elecciones novCuba vive una jornada de elecciones municipales, que abren el proceso de sucesión de Raúl Castro. Un proceso medido y calculado desde el poder revolucionario para que a finales de febrero el vicepresidente segundo Miguel Díaz-Canel acceda, salvo sorpresa, al liderazgo nacional.

Un día después de conmemorar el primer aniversario de la muerte de Fidel Castro y con la retirada de la presidencia de Raúl Castro prevista para febrero, Cuba celebraba este domingo sus elecciones municipales con un mensaje de unidad desde la cúpula del régimen. El supuesto delfín del general y posible próximo presidente, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, de 57 años y representante de la generación de mandatarios nacida después de la Revolución de 1959, apostó por la "continuidad" del sistema y zanjó: "No concibo rupturas".

Díaz-Canel, en declaraciones a los medios, esquivó la pregunta sobre su esperado ascenso a la presidencia y se limitó a reiterar la firmeza del statu quo: "Habrá presidentes en Cuba siempre defendiendo la Revolución y serán compañeros que saldrán del pueblo, los elegirá el pueblo".

El vicepresidente, exministro de Educación, es un hombre con reputación de tecnócrata y talante reformista pero este año, acercándose su previsible paso al mando, ha mostrado una faceta más doctrinaria. En un vídeo filtrado en verano se le pudo ver en una reunión con militantes del Partido Comunista cargando contra opositores, medios independientes y partidarios de la promoción de la empresa privada. Sus palabras parecían sacadas del viejo morral oratorio de Fidel Castro y, soltando amarras con su fama de aperturista, se mostró intransigente quienes propugnan una reforma del sistema desde posiciones de izquierda: "Una oposición que no confronta directamente a la Revolución", advirtió, "usa un discurso socialdemócrata y no está identificada como gente contrarrevolucionaria".