El derrumbe de las acciones tecnológicas se hace más profundo en Estados Unidos

acciones eeuu octEl desplome, concentrado muy puntualmente en las acciones de firmas de alta tecnología, también hizo sacudir a otros activos.

La violenta caída de las acciones de firmas tecnológicas se profundizó este fin de semana y se ha convertido en una clara amenaza que llevaría al índice S&P 500 a zona correctiva con el indicador compuesto Nasdaq, en una de las semanas más volátiles de este año. Los bonos del Tesoro y el oro subieron al mismo tiempo que los inversionistas buscaban mayores seguridades.

El S&P 500 salvó apenas de una baja de 10% luego de su máximo pico histórico del pasado mes de septiembre y va camino a su peor mes desde el año 2009.

Los índices Nasdaq han sido los que más se han visto perjudicados por las ventas luego de que Amazon y Alphabet informaran resultados decepcionantes. El indicador VIX muestra que la fluctuación de los precios es la más alta desde febrero. Los inversionistas pudieron respirar levemente tras un informe que mostró que la economía de EE.UU. se expandió a un ritmo superior al pronóstico de 3,5% el trimestre pasado.

"Es un ambiente muy traicionero porque ves estos días de grandes alzas y luego se viene todo encima", dijo Donald Selkin, jefe de mercado de Newbridge Securities. "No hay consistencia. Es vicioso, es estresante. No hay consistencia".

La caída, que se concentró en gran medida en las acciones, afectó a otros activos. El oro saltó a su máximo desde julio y el repunte de los bonos del Tesoro hizo que el rendimiento del instrumento a dos años cayera 10 puntos base esta semana, mientras que los bonos a 10 años bajaron 11 puntos base, su mayor caída semanal desde mayo.

En Europa, el índice Stoxx Europe 600 continuó su retroceso y se dirige a su mayor caída mensual en tres años. Las acciones asiáticas se hundieron más profundamente en un mercado bajista. Los bonos europeos principales avanzaron a medida que la perspectiva de riesgo se propagó.

Los mercados siguen alertas y muy inquietos porque las acciones globales se devaluaron en más de US$6,7 billones desde fines de septiembre, pues las altas expectativas sobre resultados se pusieron a prueba en medio de disputas comerciales y el endurecimiento de las condiciones financieras.

Entre tanto, el petróleo oeste de Texas se ubicó brevemente por debajo de los US$67 por barril y el cobre cerró la semana a la baja. El yuan transado en el extranjero extendió sus pérdidas de esta semana y se cotizó en su punto más bajo desde enero de 2017, en tanto que el yen ascendió. Las acciones de mercados emergentes anotaron su menor nivel en 19 meses, con lo cual cerraron su quinta semana consecutiva de retrocesos.