Sánchez cambiará la ley para que la banca pague impuesto hipotecario

pedro sanchez nov1El país ibérico es la nación con el impuesto más alto por firma de hipotecas de toda Europa, por delante de Francia, Italia o Portugal, donde también existe el tributo, que paga el cliente.

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, anunció este miércoles que aprobará un decreto para que los bancos, y no los ciudadanos, paguen el impuesto al firmar las hipotecas, un día después de que el Tribunal Supremo fijara la doctrina contraria en una polémica decisión que tuvo un enorme impacto político y social.

"Ayer habló el Poder Judicial y mañana hablará el Poder Ejecutivo", dijo Sánchez al informar en conferencia de prensa que el Consejo de Ministros español aprobará una modificación de la ley para que "nunca más los españoles paguen este impuesto y quien pague sea el sector financiero, la banca".

Sánchez, cuyo gobierno se encuentra en minoría, dijo que espera contar con el apoyo del resto de las fuerzas parlamentarias para que la reforma posteriormente salga adelante en el Congreso, a donde también enviará una propuesta para crear una "autoridad independiente de protección de clientes financieros".

El anuncio del líder socialista llega en repuesta a la sentencia del Tribunal Supremo español, que en una tensa y ajustada deliberación ayer decidió -por 15 votos a favor y 13 en contra- volver al criterio anterior según el cual los clientes, y no los bancos, son los que tienen que asumir el gasto impositivo cuando suscriben una hipoteca.

La decisión, que fue una rectificación a favor de la banca, supuso un alivio para el sistema financiero, pero generó una gran indignación entre los ciudadanos, especialmente las organizaciones que defienden los intereses de las familias afectadas por las prácticas abusivas de la banca durante los años de la "burbuja inmobiliaria", previos a la última crisis económica y financiera de 2008.

"La decisión es incomprensible" porque "la sentencia de los expertos de la Sección Segunda era impecable" aseguró Patricia Suárez, presidenta de la Asufin (Asociación de Usuarios Financieros), en referencia a una decisión previa del 18 de octubre, que el pleno del Supremo desautorizó.

"Estamos ante un tribunal que cambia constantemente de criterio, y no es serio, porque luego tendrá que venir Europa a enmendarlo. Queremos seguridad jurídica por el bien de todos", añadió Suárez, conocida en las redes sociales como "Wonder Woman".

La sentencia del 18 de octubre que estableció que los bancos debían hacerse cargo de los gastos impositivos derivados de la firma de las hipotecas provocó una fuerte caída de las acciones de las entidades financieras en la Bolsa de Madrid y generó alarma en el sector por la carga millonaria que supondría para sus balances.

La rectificación posterior del tribunal impulsó el efecto contrario. Sin embargo, también desencadenó una oleada de criticas ciudadanas y procedentes de todo el arco político, que censuró las marchas y contra marchas del tribunal, que quedó bajo la sospecha de haber actuado presionado por los intereses de la banca.