Crece el pedido de mano dura en Uruguay ante preocupante récord de asesinatos

protesta uruguay eneAl igual que en nuestro país, los uruguayos reclaman mayor seguridad ante la ola de crímenes que se sucedieron en los últimos días. La campaña electoral estará marcada por las propuestas sobre este tema que afectan sensiblemente.

Uruguay se encuentra inmerso en una fuerte crisis por la inseguridad: preocupados por la cantidad de robos, ahora el alerta se agudizó por el aumento récord de asesinatos.

La campaña electoral que se avecina estará marcada por qué decidirán los uruguayos en el plebiscito sobre reimplantar la pena de cadena perpetua y volcar a los militares al patrullaje de las calles.

La Fundación Propuestas emitió su reporte estadístico en el que informa que durante 2018 se cometieron 382 homicidios en todo el país, más de uno por día y un crecimiento de 35% con respecto al año pasado. El 2017 el aumento había sido del 5,6%.

La cantidad de asesinatos del 2018 es récord y los números son muy superiores al de otros países del Cono Sur, como la Argentina y Chile.

"Es una situación sin precedente en el Uruguay, con nuevo récord histórico y el resultado da más asesinatos que días del año", dijo Guillermo Maciel, responsable del trabajo. "Las alarmantes cifras reflejar un deterioro gravísimo de la seguridad pública" en el Uruguay", agregó.

El reporte concluye que "la tasa de criminalidad quedó en 11,2 cada 100 mil habitantes a nivel nacional, por lo que Uruguay está muy lejos de los países con mejor comportamiento de América Latina".

En Montevideo, la tasa es peor que el resultado nacional, 15,4 cada 100 mil habitantes.

La oposición sostiene que el gobierno de Tabaré Vázquez comenzó con medidas que estimularon el delito, como la derogación de decreto que permitía detenciones en averiguaciones y una liberación anticipada de presos comunes para descongestionar cárceles. El gobierno de la izquierda, en cambio, lo atribuye a problemas sociales generados en la crisis de 2002 y en la influencia del narcotráfico.

El repunte del delito de 2018 aparece asociado a la entrada en vigencia de un nuevo régimen de proceso penal que derivó en menor castigo a delincuentes, en principio por una aplicación inadecuada de las nuevas reglas.

El 2019 es un año electoral, con primarias en junio, legislativas y primera ronda presidencial en octubre y ballottage en noviembre, a lo que se sumará un particular plebiscito, que se logra con la recolección de firmas de uruguayos que piden "mano dura" contra el delito.

La enmienda contempla que para "delito de violación o abuso sexual sobre un menor de edad", o de "homicidio contra la misma persona", haya pena "de reclusión permanente", además de la "la creación de una Guardia Nacional con integrantes de las Fuerzas Armadas, para cumplir funciones de seguridad pública", la habilitación de allanamiento nocturno en hogares, y la prohibición de mecanismo de la libertad anticipada para determinados casos de reclusos.

"Es un tema que estará indiscutiblemente en la campaña, porque el tema de la seguridad y las políticas para cuidarla son parte de la discusión junto a otros temas electorales", declaró la senadora Monica Xavier, que dirige el Partido Socialista, el más tradicional sector de la izquierda uruguaya.

"Nunca los militares sirvieron para mejorar la seguridad, sino para empeorarla y eso está demostrado", agregó. Pero los uruguayos no piensan así y todos los sondeos de opinión pública muestran que cerca 60% del electorado apoya cualquier medida que implique "mano dura".