Una apuesta hacia un polo fresquero

coserena julA comienzos de 2016, la Secretaría de Pesca tomó la iniciativa de introducir al mercado pesquero de Santa Cruz la descarga de producto fresco en el puerto de Puerto Deseado. La apuesta reposicionó a la provincia en el mercado exterior e impulsó así las exportaciones de 2017. En medio de la crisis nacional, los buenos resultados en la pesca local se trasladan en beneficios para sus trabajadores.

“Para que nuevas pesquerías se pudieran desarrollar en nuestros puertos era necesario interactuar entre el sector privado, los sindicatos y el Estado Provincial para gestar lógicas que se adaptaran a las empresas que se querían atraer para trabajar en la provincia”, explicó Carlos Liberman al asumir este año como secretario de Pesca.

Sin embargo, la apuesta de Liberman era mucho más ambiciosa. La idea de introducir la descarga del fresco a un puerto tan competitivo como el de Puerto Deseado sólo pretendía ser la punta de lanza de lo que buscaría instalar como un “polo fresquero que acompañe a la tradicional industria del congelado”.

Es que, si a los números nos remitimos, en marzo pasado, el origen provincial de las exportaciones (OPEX), que emite el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) e informa sobre el valor de ventas y asigna el origen provincial de los productos exportados, evidenció que Santa Cruz se ubicaba entre las cinco provincias que más exportan.

De allí se desprende que las ventas al exterior durante el año pasado totalizaron 2.090 millones de dólares y representaron un 3,6 por ciento del total. Esos números significaron un incremento del 1,7 por ciento respecto a 2016 “por el comportamiento dispar de los distintos rubros”, dice el informe.

Se detalla, también, que “el principal rubro de exportación fue piedras y metales preciosos”, que representó el 65,1 por ciento del total provincial y registró un incremento de 8,4 por ciento.

El segundo propulsor de las exportaciones de Santa Cruz fue el rubro “pescados y mariscos sin elaborar -en su mayoría mariscos-, que representó un 22 por ciento de las ventas al exterior y sufrió en el período una caída del 4,2 por ciento”.

Más por más

Esos números no hacen otra cosa que confirmar la fuerte apuesta impulsada desde Pesca. Un impulso que desde 2016 a esta parte generó más de 400 puestos de trabajo en la industria del fresco y que, en medio de la crisis que atraviesan las economías regionales, traslada esos resultados en beneficios para los trabajadores del sector.

Sin ir más lejos, a fines de mayo el Sindicato de Estibadores de Puerto Deseado acordó un incremento del 30 por ciento. “Se trata de generar previsibilidad y acentuar el desarrollo del trabajo de productos frescos en el puerto y de su posterior elaboración en plantas locales”, remarcó Liberman a La Opinión Austral, y sostuvo que los trabajadores “han estado a la altura del desafío que en conjunto nos propusimos hace dos años y medio: generar un polo fresquero en Puerto Deseado que acompañe a la tradicional industria del congelado”, reiteró.

En ese sentido, el funcionario felicitó “a las empresas y al sector gremial que con gran criterio pudieron negociar una paritaria diferenciada que promueve a Puerto Deseado como un puerto cada vez más competitivo y capaz de atender y resolver los desafíos que la industria fresquera implica".

Fuente: La Opinión Austral