Ya se puede reducir las contribuciones patronales

376915El efecto es positivo sobre los costos de los empleadores, porque sólo pagarán contribuciones patronales sobre la remuneración bruta excedente del mínimo no imponible.

Desde este miércoles podrá efectivizarse la reducción de las contribuciones patronales a la seguridad social y la unificación de las alícuotas previstas en la Reforma Tributaria para bajar los costos laborales a las empresas.Con la entrada en vigencia de la nueva versión del aplicativo de AFIP, del Sistema de Cálculo de Obligaciones de Seguridad Social (SICOSS), será efectiva la iniciativa, que rige a partir de las remuneraciones devengadas en febrero de 2018, y busca formalizar el empleo en relación de dependencia reduciendo los costos laborales.

No obstante el sesgo pro empleo de la medida, los analistas advierten que el sistema de seguridad social corre peligro de desfinanciarse por la pérdida de recursos.La que se inicia hoy es la parte de la Reforma Tributaria que creó un mínimo no imponible para las contribuciones patronales. Este año comenzará en $ 2400 hasta alcanzar progresivamente $ 12.000 en 2022, cifra luego actualizable por el IPC, cuando también se unificará la alícuota en 19,5%. El Gobierno busca así reducir el trabajo en negro con este beneficio que alcanza a todas las modalidades de contratación de la Ley de Contrato de Trabajo y del Régimen Nacional de Trabajo Agrario.

Pero para los previsionalistas puede poner en riesgo el financiamiento del sistema de Seguridad Social: el costo de la medida alcanzará 1,16% del PBI en 2022, según datos de Jefatura de Gabinete.

Según coinciden los privados, el sistema de seguridad social tiene un déficit estructural, que en 2017 fue de 2,7% del PBI, que surge después de que la ANSeS cobrara las contribuciones patronales sobre el personal registrado. En tanto, ese rojo explica la mayor parte del déficit primario.

Los diputados tuvieron la misma inquietud el mes pasado, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, les contestó que el efecto neto estimado sobre la recaudación de las contribuciones patronales de la ley 27.430 será de 0,26% del PBI este año, 0,48% del PBI en 2019, 0,71% del PBI en 2020, 0,94% del PBI en 2021 y 1,16% del PBI en 2022.

Para el Ministerio de Hacienda, se trata de una medida que favorece la formalización del empleo en relación de dependencia poniendo el foco en los salarios más bajos, porque son los que prácticamente no van a pagar contribuciones patronales.

Y complementa las medidas de blanqueo laboral que el Ministerio de Trabajo prevé incorporar en la ley de ordenamiento laboral que tiene pendiente enviar al Congreso.

La versión 41 del SICOSS, obligatorio desde el período fiscal febrero 2018, estará disponible para ser descargada recién hoy, según lo informó la AFIP. "A fin de utilizar los beneficios dispuestos por la Reforma Tributaria, las declaraciones juradas determinativas de los recursos de la seguridad social, correspondientes a los períodos devengados enero, febrero y/o marzo de 2018, presentadas con una versión anterior del SICOSS, podrán ser rectificadas por nómina completa utilizando la versión 41 de dicho aplicativo hasta el día 31 de mayo de 2018 inclusive", informó el organismo en un comunicado.

Para los empleadores, el efecto es positivo sobre los costos, porque sólo pagarán contribuciones patronales sobre la remuneración bruta excedente del mínimo no imponible.

Pero ese efecto se combina con otras dos medidas que implica que un 4% de las empresas no gocen de una reducción de costos, según estima el Gobierno.

Deberán tener en cuenta que el aplicativo incorpora las nuevas alícuotas de contribuciones patronales, que subirán y se equipararán entre actividades: sube desde 17% anterior, al 17,5% en 2018 hasta el 19,5% en 2022 para los prestadores de servicios. Y baja de 21% a 20,7% en 2018 para los productores de bienes, hasta converger al 19,5% en cinco años.

Si bien el beneficio se reduce de manera progresiva hacia 2022, para algunas empresas del interior del país el efecto neto de todas las medidas puede suponer un aumento de los costos, agravado por los altos costos internos de transporte.