El Gobierno pretende que las petroleras congelen los precios por dos meses

surtidor mayEl ministro de Energía, Juan José Aranguren, le pidió a las petroleras congelar los precios de los combustibles por dos meses, a pesar de la devaluación y el alza del barril de crudo, que está en su mayor nivel en cinco años.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, le pidió a las petroleras congelar los precios de los combustibles por dos meses, a pesar de la devaluación y el alza del barril de crudo, que está en su mayor nivel en cinco años.

El objetivo del pedido es no sumar ruido económico a la delicada situación financiera y cambiaria, según trascendió de fuentes cercanas al encuentro realizado en la sede de la cartera de Energía.

Las empresas pretenden aumentar a partir de la suba en el barril de petróleo crudo -cerró a US$ 76 en la variedad Brent) y el hecho de que el dólar se haya acomodado por encima de los $ 22, ya que este lunes cerró a $ 22,33.

Ante ese escenario, el cálculo realizado por las empresas es que se necesitaría una "recomposición" superior al 10%.

En el encuentro mantenido durante la jornada, Aranguren ratificó que el precio de los combustibles los fija cada compañía.

Pero las empresas se fueron con el convencimiento de que YPF, cuyo controlante es el Estado, congelará los precios durante al menos 60 días, y eso las obligaría a atenuar sus ajustes para no quedar fuera de competencia.

Ahora, las conducciones de Shell, Axion y Trafigura deberán definir el camino a tomar, en consulta con sus directivos y accionistas.

La propuesta oficial sugiere que las compañías opten por recuperar entre julio y diciembre los aumentos no aplicados entre mayo y junio.

El presidente de la Asociación de estaciones de Servicios Independientes, Manuel García, reveló que las compañías dejaron trascender que esta semana se aplicaría un aumento de entre 6 y 10%, en declaraciones a Noticias Argentinas, pero la reunión con Aranguren podría demorar esa decisión.

García se quejó de que el precio de los combustibles "duplica al de Estados Unidos, donde la nafta cuesta 60 centavos de dólar, mientras en la Argentina es de 1,50 de dólar".

Dijo que la "comparación con que en la Argentina el precio es más barato que en Chile, Uruguay y Paraguay, no es válida, porque no son países productores y tienen que importar casi todo lo que consumen".

Las petroleras plantearon aplicar una recomposición más tenue de la suba del tipo de cambio, para al menos cubrir el alza de costos.

García recordó que si se autoriza el aumento "desde principio de año tendremos un alza por encima del 20% cuando la inflación en los primeros cinco meses del año estará rondando el 10%".

En 2017, la suba del precio de las naftas estuvo por encima de la inflación ya que aumentó 32% contra un 25% del alza del costo de vida.

Este año hubo ajustes en los combustibles en enero, febrero y abril y las petroleras fundamentaron los ajustes en la devaluación y un mayor costo del petróleo crudo.