Primeros resultados preliminares de la campaña de langostino

langostino novEl INIDEP realizó un resumen de los datos obtenidos con un buque comercial en el Golfo San Jorge y litoral de Chubut. Alta presencia de juveniles y posible retraso en el proceso reproductivo por baja temperatura del agua.

El resumen que elaboraron los responsables del Programa Crustáceos del INIDEP brinda un avance preliminar sobre lo observado durante la campaña de evaluación que se realizó en el buque comercial Bogavante Segundo, durante 14 días, en el Golfo San Jorge en la provincia de Chubut. Se encontró una abundante cantidad de ejemplares juveniles y en menor medida adultos que podrían haber retrasado su ingreso al Golfo por cuestiones ambientales. Resta conocer los datos oceanográficos para determinar si el retraso en el proceso reproductivo se debe a una baja en la temperatura u otros cambios ambientales y los datos de plancton para determinar la cantidad de larvas, un dato fundamental para evaluar el éxito reproductivo de la temporada. La sorpresa de la campaña la aportó la merluza, que apareció en cantidad y con buen tamaño.

La información suministrada por los investigadores brinda una descripción de la producción obtenida entre la latitud 43° y 47°10’ S y la longitud 64° O y la costa, donde se verificó la presencia de concentraciones de langostino accesibles y vulnerables a la red tangonera comercial, evaluándose 104 estaciones de pesca y 15 de plancton.

“Según los resultados obtenidos y analizados preliminarmente, el langostino estuvo presente en toda el área de distribución, siendo las concentraciones del mismo similares a las encontradas en la campaña realizada en el mes de febrero del corriente año”, indicaron los investigadores en este avance de informe.

Los valores promedio de la captura por unidad de esfuerzo, expresados en kilos de langostino por hora de arrastre, dieron un rendimiento (CPUE) para el sur del Golfo de 606 kg/h de langostino, para el norte del Golfo de 432 kg/h, para las áreas de Rawson y Camarones de 403 y 418 kg/h respectivamente y para la boca del Golfo de 745 kg/h. Los valores mínimos y máximos de la CPUE de langostino fueron 0 k/h y 5.075 kg/h respectivamente, este último obtenido en el área este del sur del Golfo San Jorge.

A partir de la producción obtenida durante la campaña, clasificada en categorías comerciales, se observó que estuvo compuesta principalmente por las categorías L3 y L4 (90,5%). Los ejemplares de talla reproductora (L1, L2 y L3) se capturaron principalmente en el Norte del Golfo y en las zonas de Rawson y Camarones.

El informe aclara que las categorías comerciales L4 y menores, que representaron el 57% de la producción, corresponden a la fracción de la población que es potencialmente responsable de la biomasa disponible a ser capturada en la temporada de pesca a desarrollarse en 2018/2019. Mientras que la fracción de las tallas L1 a L3 corresponde al grupo de reproductores de esta temporada estival y representó el 37,9% del total.

“Es importante mencionar que si bien se encontraron concentraciones de langostino en proceso de reproducción en el norte del Golfo San Jorge, Bahía Camarones y Rawson, el porcentaje de hembras maduras fue llamativamente bajo y el de hembras impregnadas casi nulo, excepto en un único lance en la zona de Rawson. Confirmándose a su vez que la reproducción todavía no ha comenzado”, indica el informe.

Según informaron los especialistas, este retraso en el proceso reproductivo podría estar relacionado con la temperatura del agua, la cual a priori parecería estar más fría que en años anteriores, aunque aclararon que esto será confirmado en los próximos días cuando se cuente con la información oceanográfica, que aún no ha sido procesada. Esos datos serán provistos por el buque oceanográfico Deseado, del Programa Pampa Azul.

Todavía es muy pronto para tener un panorama claro de los datos que aportó la campaña. En primer lugar deben compararse los valores obtenidos con los últimos relevados en esa zona que corresponden a 2008. Luego se buscará verificar si el langostino ha cambiado su patrón de reproducción, alimentándose hasta último momento en aguas nacionales, ingresando a las costas de Chubut solo para reproducirse, lo que podría explicar el retraso de ingreso de hembras maduras a la costa.

La presencia de langostino chico fue muy alta y ése es un dato alentador. Incluso todavía quedan por procesarse las evaluaciones de plancton, que darán un panorama más claro sobre la reproducción del langostino durante esta temporada, cuando se pueda ponderar la presencia de larvas.

Al tomar conocimiento de estas cifras algunos operadores se alarmaron, porque consideraron que un bajo porcentaje de hembras impregnadas podría derivar en una baja sustancial en la abundancia del recurso; pero todavía es muy temprano para arriesgar pronósticos.

Quedan por analizar muchas variables antes de tener un panorama más claro del devenir de la temporada presente y de las futuras. Por ejemplo, durante la campaña se observaron hembras que recién habían realizado una muda de piel, situación habitual antes de la reproducción; pero falta determinar aún si se trata de una muda anterior o posterior a la reproducción. De confirmarse este último caso se podría estar en presencia de ejemplares que se preparan para desovar por segunda vez, lo que cambia completamente el escenario.

Los investigadores consideraron imprescindible la realización de la campaña estival para poder evaluar la magnitud del proceso reproductivo, además de analizar el estado del crecimiento de los reclutas de langostino, con el objetivo de brindar herramientas a las autoridades para tomar decisiones, pero fundamentalmente para poder tener una evaluación continua del recurso, algo que lamentablemente en los últimos años se había perdido y pudo recuperarse gracias a la iniciativa privada, que apostó a la investigación como lo demuestra esta campaña.

El dato extra que sorprendió

A partir de la campaña de langostino se logró obtener información valiosa para el Programa de Merluza hubbsi; el dato relevante fue que se encontró una proporción importante de merluza. “De las 22 toneladas totales capturadas durante la campaña, 16,5 toneladas correspondieron a la especie merluza” indica el informe y según pudimos saber, lo más interesante fue el tamaño de los ejemplares, dado que no solo se capturaron juveniles sino individuos de muy buen tamaño. Será interesante conocer la lectura que hagan de estos datos los especialistas.