Las contradicciones del Concejal Díaz

0
194

El edil de Puerto Deseado votó en contra el proyecto de Habilitación de Ventas Electrónicas y delivery de  su par Aberastian. Pero luego ofreció junto a su grupo político impresiones y envío gratuitos desde su básica.

Así es la política también en tiempos de coronavirus, ganar votos a costa de una pandemia mundial cueste lo que cueste parece ser la cuestión.

El concejal  Daniel Díaz, junto a sus pares, mandaron a comisión el proyecto de su compañero opositor debido a que en breve llegaría un nuevo decreto permitiendo algunas actividades comerciales nuevas en la ciudad. El hecho sucedió el viernes 03 de abril en el marco de una sesión extraordinaria realizada por el Concejo Deliberante deseadense.

Sin embargo el, mismo concejal que votó para que el proyecto pase a comisión. El mismo buscaba producir venta online por parte de los comercios habilitados de la ciudad y que el transporte que haría las veces de “delivery” serían los remiseros, provocando así un ingreso no solo a los comerciantes que mantienen sus puertas cerradas desde el 20 de marzo, sino también a los transportistas que también la están pasando mal en estos tiempos de cuarentena, el martes 07 lanzó una “campaña solidaria”, por llamarla de alguna forma, donde invitaba a los vecinos que envíen vía whatsapp  el material educativo que necesiten imprimir, ya que desde su básica lo harían de forma gratuita y se lo pasarían a dejar a sus hogares, anunciando además que si era  mucho el material, también incluían un anillado, todo por el mismo precio….GRATIS.

Toda una acción política  por parte de Daniel “Tancredo” Díaz para ganarse la confianza de muchos vecinos más. Una acción que no deja de ser al menos inescrupulosa para un hombre que está más pendiente de las redes sociales y lo que se pública, que de su tarea como legislador. Una acción que demuestra que en estos tiempos de necesidades, en algunos casos extremas, siempre políticamente se le puede sacar rédito y “jugo” a la situación.

Por suerte, los comerciantes del rubro le salieron al cruce y se le acabo la “acción solidaria”, con dotes de politiquería barata que estaba implementando Díaz, quien debió dar marcha atrás con su iniciativa.