Volvió a abrirse el puerto deseadense. Surgió conflicto con estibadores

0
168

Las autoridades provinciales y del COE Puerto Deseado lograron reorganizar el sistema de vigilancia epidemiológica en el recinto pesquero. Estibadores reclaman que empresas cubran medicamentos y economía de los aislados.

Las cosas en el puerto de Puerto Deseado aún no terminan de resolverse porque los estibadores insistirán con reclamos a tres empresas del rubro. Específicamente les exigen una “cobertura asistencial médica y económica”.

Demandan que las empresas de estibaje se hagan cargo de la situación de los estibadores que dieron positivo a COVID (que son entre 12 y 14); y de los otros operarios que fueron caratulados como “contactos estrechos”. Como este conjunto de trabajadores deben cumplir con un estricto aislamiento, dejarán de percibir los jornales, puesto que su régimen de trabajo es así.

40 aislados

El secretario general del Sindicato Unido Estibadores Portuarios Patagónicos (SUEPP), Raúl Mella, criticó a las empresas por la “falta de responsabilidad” para con sus trabajadores. “Tenemos 40 personas aisladas y las empresas no quiere garantizar la cobertura del salario”, dijo.

“El trabajador del puerto es jornalizado, es decir que trabaja por turno, y no existe una relación de dependencia directa con las empresas. O sea, que si no trabaja no cobra”, planteó el sindicalista.

Según el argumento de este sindicato, “al estar considerado el contagio como una enfermedad profesional, la empresa lo tiene que denunciar a la ART para que garantice la cobertura, tanto médica como económica”.

“Pero las empresas dicen que no les corresponde, y nosotros decimos que sí invocando el DNU, y la Resolución Provincial 053, que tienen que dar cobertura a aquellos que están aislados por contactos estrechos o contagiados, y esa es la gran disputa”, sintetizó Mella.

Jefe del puerto

El jefe del puerto local, Jorge Fresco, estaba esperanzado en que hoy se reinicie la actividad, ya que durante la semana pasada las autoridades del COE y de Provincia, habían determinado cerrar el puerto por 72 horas, desde el martes hasta el viernes.

Expectativa por el arribo de un buque que cargará 15 mil toneladas de cemento

Ahora se logró “reorganizar” el sistema de vigilancia sanitaria en este recinto, entrecruzando datos entre el COE, Salud y las fuerzas de seguridad. Esta medida se dispuso porque “hubo personas que estaban en aislamiento obligatorio, pero que no respetaban la cuarentena e iban lo mismo a trabajar al puerto”.

Fresco aseguró que desde el viernes, el puerto volvió a su operatividad normal. Esto, más allá de que quedan pocos barcos para la descarga.

Esperando

Por ejemplo, estaba el fin de semana el Empesur 4. La merma de la actividad es por el cierre de la zafra de langostino. También está un buque portacontenedores, esperando para la descarga.

“Nos reunimos con los tres gremios en el muelle”, comentó Fresco, y “con el Centro de Monitoreo” para reordenar la vigilancia epidemiológica. “Nos pasan la información, alrededor de 35 personas que están aisladas”; y agregó que “se tendrá un control más estricto en el acceso”.

A la par, hay expectativas para principios de noviembre, cuando arribe un buque a llevarse 15 mil toneladas de cemento.

Esto significaría, según cálculos del SUEPP, unos cinco días de trabajo para los estibadores, maniobrando en tres bodegas a la vez. También se habla de que un barco similar, para igual, función llegará a mediados del mes que viene.

Fuente: La Opinión Austral

Escribir un comentario