Fabián González Balsa fue ordenado como el Obispo auxiliar de la Diócesis de Río Gallegos

0
61

La designación se realizó este sábado en la ciudad de Las Heras con la presencia de autoridades provinciales y el Obispo de Santa Cruz, Jorge García Cuerva.

Este sábado, en la ciudad de Las Heras, se realizó la designación del obispo auxiliar de la Diócesis de Río Gallegos, Fabián González Balsa. Estuvo presente el vicegobernador Eugenio Quiroga. El evento tuvo una gran convocatoria de centros de residentes, grupos juveniles de toda la provincia, el vicegobernador Eugenio Quiroga y fue encabezada por el Obispo de Santa Cruz, Jorge García Cuerva.

Tras la procesión de fe y el juramento de fidelidad por parte de Fabián González Balsa que realizó delante de su pueblo, de Dios y la canciller del obispado, el Obispo de Santa Cruz, Jorge García Cuerva, le dedicó unas palabras: “Creo que las heridas del alma se curan con la dulzura del amor, querido hermano que tu ministerio episcopal sea como ese azúcar que cicatriza, que ayude a que deje de doler y sangrar”.

De igual modo, resaltó ante los presentes: “Nuestra sociedad Argentina parece estar encadenada a los conflictos, cadenas con eslabones muy pesados de odio y resentimiento que tu Ministerio episcopal sea un signo viviente de reconciliación, que suelten esas cadenas que no nos dejan caminar juntos como hermanos, que puedas desatar los nudos más enredados de nuestro pueblo, nudos ideológicos que nos hacen mirar como enemigos a los que piensan distinto, atravesados todos por la tristemente conocida grieta”.

Seguidamente referencia a que se trabaje en las cuestiones económicas que afectan al vuelo y detalló: “Que tengas gestos liberadores para con los abrumados por la angustia, el miedo y la soledad y a quienes son víctimas de trata de personas, discriminación y adicciones y no ven caminos de salida les puedas abrir las puertas de nuestras comunidades donde encontrar corazones y manos acogedoras y así recuperar un poco la dignidad”.

Respecto a la Argentina, el Obispo de Santa Cruz, le aseguró a González Balsa: “Como argentinos nos hemos acostumbrado a comer el pan duro de la desinformación, el pan viejo de la indiferencia e insensibilidad, del pan viejo y agrietado por el odio y la descalificación, te pido que animes a que nuestra iglesia concrete con caritas proyectos de vivienda para las familias más vulnerables que viven en condiciones habitacionales indignas y cubrir al que veas desnudo”.

“No te despreocupes de tu propia carne, como cuando eras chico y tus padres que te acompañan desde el cielo y te decían cuídate, déjate cuidar por tu pueblo que te conoce y te quiere y sabe de tus heridas. Nuestra gente no necesita pastores distantes, escondidos en sus escritorios ni tampoco jueces endurecidos que disimulan su miseria, necesita compañeros de caminos en la iglesia”, agregó.

Por último, manifestó: “Querido hermano que tu ordenación sea una caricia de Dios para toda la diócesis, que sea un gesto de ternura de nuestro Dios para esta bendita comunidad de Las Heras, esta ciudad a la que aún le duelen tantos jóvenes que se quitaron la vida, ciudad sufrida por el estigma de haber sido señalada como la capital nacional del suicidio. En esta misa rezamos por cada uno de ellos y el consuelo de su familia”.