Máximo Thomsen rompió el silencio entre llantos: “En la vida tuve la intención de matar a alguien”

0
63

Por primera vez desde el asesinato de Fernando Báez Sosa, uno de los acusados relató cómo vivó los hechos. Thomsen pidió hablar luego de quebrarse durante la declaración de su madre.Apenas el imputado expresó su deseo de hablar, el tribunal le dio lugar y entre expresó: “Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Nunca”.

enojado: “Me quedé insultando al boliche, yo quería entrar de nuevo“, y fue entonces que vio a sus amigos cruzando la calle.

La pelea fuera del boliche

“Veo que uno de mis amigos se metía en una ronda de gente desconocida, entonces salí corriendo atrás de él porque me di cuenta que se iban a pelear. Apenas me metí me dieron una piña en la cara primero. Reaccioné tirando patadas no sé a quién, no sé a dónde, no sé cómo, tiré una o dos pero jamás en la vida con intención de matar a alguien”, relató mientras lloraba.

Continuó contando: “Pegué, me di vuelta y pensé que me iban a pegar pero era un amigo, miré para el costado y vi a los chicos yéndose y los seguí”.

Más adelante, señaló que cuando se reunió con sus amigos se dio cuenta de lo que había sucedido: “Cuando llegaron los demás empezaron a comentar de la pelea. A lo último llegó otro chico y dijo que terminó todo mal”.

¿Cómo va a ser nuestra pelea? Si fueron segundos”, respondió Thomsen cuando le avisaron sobre el mal final del cruce que había protagonizado.

¿Qué pasó después de la muerte de Fernando?

Como ya se vio en las evidencias presentadas en las jornadas previas del juicio, luego de la pelea y de la muerte de Fernando Báez Sosa, el grupo de acusados fueron a un lugar de comida rápida: “Mi prioridad fue comer despues del boliche, siempre fue así. Me fui con Lucas a comer al Mcdonalds, volví y me fui a dormir porque para mi había sido una pela más. Un abrir y cerrar de ojos”.

El acusado sostuvo que cuando se despertó al día siguiente se enteró que la policía estaba afuera de su casa: “Escuché que dijeron: ‘son ellos’, nos dicen que nos tiremos al piso y nos tiramos ahí”, explicó.

Aseguró que recién al día siguiente tomó conciencia de lo que había sucedido: “Nos preguntaron por qué estábamos ahí, nos dijeron que habíamos matado a un pibe, y me acuerdo que me empezó a dar vueltas la cabeza, me puse a vomitar. Todavía no lo creía hasta el otro día, mi cabeza no lo podía procesar porque no lo entendía”, concluyó al final de su declaración que duró cerca de una hora.

Fuente: Ámbito