Ambiente emitió un comunicado por los desechos pesqueros

0
221

La contestación oficial de la Subsecretaría de Ambiente de Puerto Deseado no se hizo esperar. Este lunes la responsable del área, Licenciada Débora De Monte distribuyó un comunicado  explicando los pasos y las decisiones adoptadas ante esta  situación ambiental.

El informe indica en primer lugar que el sector industrial BP 10 lote 21, al norte del vertedero donde se disponen los residuos orgánicos pesqueros que generan las empresas Explotación Pesquera de la Patagonia S.A, Cooperativa el Mar Azul, Arbumasa S.A, Argenova S.A, Empesur S.A, Vieira Argentina S.A y Pesquera Deseado S.A.

De Monte explica que al inicio de su gestión se realizó un diagnóstico de la situación ambiental de la ciudad de Puerto Deseado, identificándose dos grandes problemáticas: la presencia de un basural con quema a cielo abierto como la situación de mayor significancia y el grave estado del sector conocido como BP10 (Bateas de pescado).

Frente a esta situación, la actual Dirección de Control Ambiental conformada por el cuerpo de inspectores, ejecutó las actuaciones administrativas correspondientes para lograr la adecuación del sector industrial a la normativa ambiental vigente, teniendo en cuenta que las industrias pesqueras en calidad de GENERADORES tienen la total RESPONSABILIDAD de gestionar los residuos que generan mientras que el área de ambiente municipal sólo cumple con la obligación de ENTE CONTROLADOR.

Además de las inspecciones a todas las industrias pesqueras de la ciudad, el Municipio llevó adelante continuas reuniones con los gerentes de las empresas pesqueras, Cámara Pesquera de Congeladores Argentinos (CAPECA), funcionarios provinciales y empresas que operan los restos del proceso de langostino y merluza. En estos encuentros se avanzó sobre tres alternativas para el aprovechamiento del residuo, las cuales son: BIOREFINERIA DE RESIDUOS ORGÁNICOS (AIEP GRUP), ELABORACIÓN DE NÚCLEOS PROTEICOS (MDQ) Y LAND FARMING (GP INVERSIONES).

La Subsecretaría de Ambiente  especificó la estrategia que se planteó desde la gestión municipal “fue brindarle a la industria pesquera diversas alternativas de tratamiento de sus residuos en Puerto Deseado, y así mismo dar fin a la disposición a cielo abierto, bajo el método de trincheras, donde es de vital importancia la participación de todas las figuras necesarias en la gestión de residuos industriales, el GENERADOR, TRANPORTISTA y OPERADOR”.

En los últimos 3 años y medio, la Municipalidad de Puerto Deseado, a los fines de mitigar y minimizar los impactos generados por la industria en el tiempo que demoran adecuarse a la normativa, destinó importantes recursos tanto de personal como de maquinaria pesada, disponiendo en cavas con cobertura diaria un volumen enorme de desechos.

Actualmente mediante la gestión de ésta Subsecretaría se impulsó el cobro de una taza por volquete de desecho dispuesto en el sector BP10, cuyas obligaciones de pago se emitieron en el mes de julio, luego de que la Subsecretaría de Estado de Ambiente de la Provincia los categoriza como Residuos Industriales Orgánicos.

En lo que respecta al  desecho  arrojado durante el fin de semana, De Monte aseveró que fue realizado “por los transportistas en un sector no autorizado por falta de trabajo de las máquinas en el sector estipulado, tareas que debieron haber realizado las pesqueras como parte de su obligación por ser generadores”.

El extenso comunicado finaliza anunciado que “para tranquilidad de la comunidad, se comunica que nuevamente el municipio realizará las tareas de mitigación a los fines de contener los residuos en el sector y se informa que se continuarán con las actuaciones administrativas exigiendo la compensación correspondiente por la afectación a los únicos responsables: las empresas pesqueras generadoras.

Por último, es importante recordar que la misión de la Subsecretaría de Ambiente municipal es promover el desarrollo sustentable de Puerto Deseado mediante las tareas de control, objetivo que requiere de la necesaria participación de la responsabilidad empresarial y el compromiso de los vecinos que deben denunciar los incumplimientos.